hernan marina

 
 
.TXT
 
 
 
.jpg
 
 
 
 
 
 
 
 
 

“La serie alemana (German Series)”, Teo Wainfred, Buenos Aires, 2011. ESP

“La serie alemana (German Series)”, Teo Wainfred, Buenos Aires, 2011. ENG

Die deutsche Reihe (la serie Alemana) U Turn ArteBA , Agustin Pérez Rubio, Buenos Aires, 2014. ESP

Die deutsche Reihe (The German Series) U Turn ArteBA , Agustin Pérez Rubio, Buenos Aires, 2014. ENG

 
 
 
 
 
 
 
 

La serie alemana

La obra de Hernán Marina hace referencia directa al imaginario heroico del artista, desplegando desde su interior, la iconografía que viene subyaciendo en toda su obra desde hace años.
Ahora, el cuerpo erótico del héroe se transfigura en presencia del partenaire en escenas que descubren la presencia real de un otro.
Principio de transformación que puede ser a la vez transfiguración y escenificación publica. La escena sexual como ejercicio performático puro.

Imágenes sintéticas que desplazan la violencia hacia el lugar del ascetismo.
Si este cruce se viene dando desde su origen en la historia de la sumisión, es la referencia directa a los textos de presencia religiosa, lo que casualmente religa históricamente el tema con la elevación y la mística.
Es por eso que no hay aquí presencia apologica del látigo, mas bien, sacrificio y ofrenda.

Cuerpo y escritura se entrelazan en estas escenas. Ritualizan porque dan forma al lenguaje corporal con el aspecto mas formal de la palabra.
Desde su interior, los textos elegidos por Marina para cruzar estas escenas, van sacralizando la acción, haciendo referencia directa al origen del relato de flagelación y tormento.
Los cuerpos torturados encuentran sentido en su primer escenario erótico: el ascetismo y la practica mística extrema que lleva al máximo estado de deseo y de éxtasis.  

Mas allá de cualquier referencia histórica, el teatro de los flagelantes convierte esta obra en algo mas que un ensayo sobre el dolor. Desnuda la propia voluntad y la reconstruye en público. Habla de los hombres en ese ultimo gesto cariñoso que solo se conoce una vez relajado el mas alto control frente al abandono del propio cuerpo en manos del dominante.
Gesto del amor que solo reconoce la absoluta confianza del ser obediente. Lugar de la caricia póstuma que se recibe una vez sacrificada la propia voluntad en la voluntad del otro.
Encuentro fugaz.
Reposo del extasiado.
Caricia de los hombres.

 

Teo Wainfred, Buenos Aires 2011

 
 
 
 
 
 
 

inicio | home