hernan marina

 
 
.TXT
 
 
 
.jpg
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Pérez Rubio, Agustín: “Juego de poderes, mise en scène”.  Texto catálogo Teorética. (2008) ESP

Pérez Rubio, Agustín: POWER PLAY MISE EN SCÈNE.  Catalog exhibition Teorética (2008) ENG

Ureña, Jurgen: “Del bel canto y la bella duda”. La Nación, San José de Costa Rica, Noviembre 2008 ESP

Martínez Quijano, Ana: “Con nuevas tecnologías, el arte interviene el pasado”.  Ambito Financiero, Buenos Aires. Febrero 2007 ESP

Pérez-Ratton, Virginia: “Le Partenaire” (2008) ESP

Pérez-Ratton, Virginia: “Le Partenaire” (2008) ENG

 
 
 
 
 
 
 
 

JUEGO DE PODERES MISE EN SCÈNE
Sobre  Le Partenaire de Hernán Marina.

 

En gran parte de la cultura latina, existe una tradición bien arraigada en lo que a lo televisivo se refiere. Un espacio donde el drama más profundo se une a  historias miserables y a su vez glamorosas y sofisticadas, haciendo de este género algo propio identitario de las producciones latinoamericanas, que en varias ocasiones han conquistado los mercados extranjeros. Lejos de pretender simular un culebrón en cuanto a cuestiones de producción televisiva, pero si en cuanto a la narración capitulada de una bizarra historia llena de mezquindades y rencores, Hernán Marina nos presenta bajo el prisma del bel canto, su última producción: un falso documental televisivo, el primer trabajo en video de su trayectoria.

Si bien es cierto que existe una gran carga dramática en este video, junto a un acercamiento a cuestiones de carácter contextual sobre la política,  la sociedad y la propia identidad, todas ellas estaban en trabajos anteriores del autor, aunque de una manera más velada.  Recordemos algunos de sus importantes proyectos como Buenos Aires by night,  instalaciones como  Men´s Health,  o El Coloso  y todos sus proyectos sobre gimnastas, la cultura corporativa, etc...

Le Partenaie tiene ya un acierto en cuanto al propio formato sobre el que Marina ha trabajado: un falso documental derivado del mundo de los grandes reportajes culturales para televisión, donde un narrador en francés nos va a  introducir en los acontecimientos y situaciones que este “culebrón-chic” del bel canto.  En esa noche especial del 19 de diciembre de  1958, la gran Maria Callas, ya siendo una estrella debuta por primera vez en Paris.

Apropiándose de un hecho real e histórico y de las grabaciones y material de archivo que sobre ello existen, Marina hace una reconstrucción de los hechos para presentarnos una serie de vicisitudes que le van a acontecer al singular protagonista de esta obra, que no va a ser ni la Callas, ni los grandes compositores- Bellini, Verdi, Puccini-, ni Norma, Il Trovatore o Tosca, aunque de todo ello se hable extensamente en el documental.  El protagonista será finalmente su partenaire en esa noche, un tal Théophile Hiroux, interpretado por el propio Marina.

Este Hiroux a quien representa el artista es una mezcla entre lo real y lo ficticio. Varios de los datos que se dan son del propio abuelo del autor, junto a imágenes de Marina, donde se cuenta quien ha sido este extraño e inexistente personaje. Lo más interesante es comprobar cómo el público se va adentrando en la biografía del partenaire y va viviendo con él importantes episodios de la cultura y de la política mundiales y más especialmente de Argentina y del Buenos Aires cultural, en el que lo real se mezcla con unas gotas de ironía en cuanto a los acontecimientos ocurridos por estas tierras a lo largo del siglo XX hasta la noche en cuestión.

El espectador  queda atrapado en la pantalla, en cuanto le hace destacado testigo y participe de los terribles acontecimientos que le ocurren al gran Hiroux, quien tras ser realmente el partenaire en varias ocasiones de la Gran Diva, y obteniendo el reconocimiento del publico, no es llamado al final.  Desconsolado tras la actitud de la Callas por los celos y envidias, irrumpe en escena  cantando “E lucevan le stelle”.

 

 

El final de la pieza nos da la verdadera clave del video, donde el artista solo se enfrenta al público, tras el rechazo de sus compañeros, asumiendo las dificultades de haber llegado al lugar donde se encuentra. Una situación que en muchas ocasiones se da no solo en este bel canto, o entre actores, sino también en las difíciles relaciones del mundo del arte, donde el éxito y el prestigio forman una coraza infranqueable donde no queda espacio para la amistad, el compañerismo o el amor, y en otras ocasiones es todo lo contrario, es el único medio o vehiculo para ello, como en el caso de la realización de esta obra con multitud de colaboraciones: fotógrafos, documentalistas, post-productores, cámaras, profesores de canto, maquilladores, iluminadores, etc… donde Marina es en primera persona uno más, un Hiroux más en este complicado entramado culebrón del arte contemporáneo.

No nos importa saber o atestiguar de donde viene la idea de este proyecto, si es quizás una fatídica experiencia del artista con otra “Gran Diva”, o si surgió con la idea de la alteridad de uno mismo, o si era su parte pseudobiografica.  La cuestión es comprobar cómo Le Partenaire y la gran diva somos siempre uno y otro de nosotros mismos. Pues al fin y al cabo Hiroux se convierte realmente en el protagonista de la noche, y saliéndose de la norma, llega a ser tan importante o más que la Gran Diva. En definitiva, una mise en scène, donde todos nos queremos ver representados…

 

Agustin Pérez Rubio

 

Agustín Pérez Rubio (Valencia, 1972) es historiador de arte, crítico y comisario de exposiciones.  Actualmente se desempeña como curador jefe del MUSAC (Museo de Arte Contemporáneo de Castilla y León)

 
 
 
 
 
 
 

inicio | home