hernan marina

 
 
.TXT
 
 
 
.jpg
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Gainza, María. “El cuerpo del delito”. Radar, Página 12, Agosto 2004  ESP

Gainza, María. “Corpus delicti”. Radar, Página12.  Agosto 2004 ENG

Braga Menénez, Florencia: “Nostalgia de lo heroico y desesperación”.  2004 ESP

Braga Menéndez, Florencia: “Desperation and Nostalgia for Heroism”, 2004 ENG

Montornes, Frederic.  Texto catálogo muestra “Silencio” (Nueveochenta, Bogotá, 2007) ESP

Montornes, Frederic.  “Self-absorbed silhouettes”.  Catalog Nueveochenta. ENG

Taricco, Clelia: Men’s Health.   (Catálogo/catalog) Museo de Arte Moderno, Buenos Aires (2003) ESP

Marina, Hernán: "Breve historia de un coloso", Catálogo exhibición Malba (2004) ESP

 

 
 
 
 
 
 
 
 

Breve historia de un coloso

 

Perhaps you consider yourself an oracle,
Mouthpiece of the dead, or of some god or other.
Thirty years now I have labored
To dredge the silt from your throat.
I am none the wiser.

Sylvia plath: “The Colossus”

 

 

Se supone que el kolossós griego tiene la cualidad de doble, que representa a una divinidad o a algo que conecta con el más allá.  Lo diferencian del resto de los ídolos su no portabilidad, su cualidad de monumento a la impasibilidad, de figura pétrea y fija.   El coloso de Rodas , erigido en honor a Helios para conmemorar una victoria militar, mostraba al dios del sol con un pie en cada escollera del puerto y el brazo en alto sosteniendo un faro encendido.  Así, las embarcaciones tenían que pasar por debajo de la efigie para ingresar al puerto más próspero del Mediterráneo Oriental del siglo III AC.

Este nuevo Coloso del Malba también interviene como un umbral a trasponer, ya que para acceder a las salas del Museo, su figura recostada y trasversal nos fuerza a pasar por debajo de sus piernas, su sexo, su torso o su cabeza.  Sin embargo, contrariamente a los kolossós originales, éste pareciera no estar representando a ningún ser divino.  Si Zeuz condenó a los hombres a la mortalidad, al yugo y a los esfuerzos por la supervivencia, la silueta hueca de este gimnasta ensimismado y en el momento de máxima tensión estaría “idealizando” esta condición de fragilidad no-divina, más aún cuando su dis-tensión lo haría derrumbarse por el precipicio que se abre entre sus manos y sus pies.  En este caso, el kolossós sería el doble de esa condición carente, perecedera, corruptible e insegura que lo humano, a veces heroicamente, intenta trascender.

 

 

Hernán Marina
Julio 2004

 
 
 
 
 
 
 

inicio | home